«Saint Cirq Lapopie me ha echado el único sortilegio que existe: el que se queda para siempre. He dejado de imaginarme en cualquier otro lugar» Son palabras pronunciadas por André Breton y que sin duda definen el amor que el fundador del surrealismo sintió por este pequeño pueblo ubicado en pleno corazón...