FRANCIA: El Mont Saint–Michel

By

Cuentan algunos historiadores que algunas tribus celtas que habitaban en el bosque de Scissy, en los alrededores del Monte Saint- Michel, se acercaban al pequeño islote para entregarse a sus cultos druídicos, llegando incluso a bautizarlo con el nombre de Monte de Belenus, el dios galo del sol. Sea esto cierto o no el caso es que el peñasco ha ejercido durante siglos la atracción de todo tipo de creyentes que han encontrado en este pequeño montecillo un lugar de peregrinaje.

Se trata sin duda de un capricho de la naturaleza situado en el estuario del río Couesnon a casi dos kilómetros de la costa francesa, en la baja Normandía. Un lugar que ya fue declarado monumento histórico en Francia en 1862 y que en 1979 pasó a formar parte de los Monumentos Patrimonio de la humanidad de la Unesco.

La larga historia del Mont Saint Michel, tal y como conocemos el monumento en la actualidad habría comenzado en el año 708, cuando el obispo de Avranches, decidió construir sobre el Mont-Tombe un santuario en honor del Arcángel Saint Michel. La leyenda asegura que este hombre, de nombre Aubert, tuvo tres sueños en los que el arcángel en persona le pidió la construcción del santuario. Tres siglos más tarde, los benedictinos se instalaron en la abadía mientras  que a faldas del monte iba creciendo un pequeño pueblo.

Para los cristianos no tardó en convertirse en un lugar obligado de peregrinaje pero demostró también ser un lugar de gran importancia militar. Así, durante la guerra de los Cien años el Mont Saint Michel demostró su fortaleza ya que sus murallas y fortificaciones resistieron a los ataques ingleses e hicieron del monte un lugar simbólico de la identidad nacional francesa.

Fue precisamente este resistencia del Monte lo que avivó en Occidente la devoción por San Miguel que en la iconografía cristiana está representado a menudo con una espada y una balanza. Las tradiciones y cultos populares han hecho de San Miguel el patrón de los caballeros y de todos los gremios de oficios asociados a las armas y a las balanzas.

A lo largo de los siglos la abadía ha pasado por innumerables acontecimientos y ha llegado a ser utilizado como prisión. También ha pasado por un buen número de restauraciones lo que ha permitido que el visitante de la actualidad vuelve a encontrar el esplendor de este lugar que los hombres de la Edad Media veían como una representación de la Jerusalén celeste sobre la tierra, imagen del Paraíso.

About the Author

Rafael Calvete Álvarez de Estrada (Madrid, 1952), en un profesional de la fotografía y del periodismo especializado en el mundo de los viajes con más de treinta años de experiencia. Fue corresponsal de guerra y enviado especial de varias agencias de prensa internacionales y diferentes publicaciones europeas y americanas. Trabajó en TVE en la redacción del País Vasco hasta que decidió dejarlo para ser un simple reportero free-lance. En más de seis ocasiones ha dado la vuelta al mundo con el único propósito de conocer y visitar lugares que ha creído interesantes para la publicación de sus trabajos, con media docena de libros propios y otros tanto en colaboración con otros fotógrafos y escritores. Sus trabajos han sido publicados en revistas y periódicos de todo el mundo, tales como Geo, Viajar, Ronda Iberia, Rutas del Mundo, GeoMundo, Paraísos, Aventura, Navegar, Futuro, Gente y Viajes, Los Aventureros, Volvo Magazine, etc., y las secciones de viajes de El País, El Mundo, La Vanguardia, El Sol...