IRLANDA: Las Islas Aran

By

Isla de Arán (Irlanda)Antes que nada habría que conocer un poco la historia de la gran isla verde que es Irlanda. Se remonta a unos 6.000 años  a. C., cuando hasta ella llegaron los primeros pobladores. Era el periodo mesolítico o período medio de la Edad de Piedra. La gran mayoría de sus gentes se establecieron en el norte de Irlanda. Además de la caza practicaban una forma de comercio basada en el trueque de objetos tales como hachas, cuchillos y espadas. Sus monumentos religiosos, de los que una gran parte todavía se conservan repartidos por todo el país, y del que uno de los más impresionante es la Gran Tumba Megalítica de Newgrange, muy cerca de Dublín, son, sin duda algunas de las principales atracciones de esta hermosa tierra. Pero fueron los celtas quienes dejaron la huella más profunda en estas tierras, a través de su cultura y del idioma. Aunque habría que decir que cuando se habla del comienzo de la historia en Irlanda se toma como referencia el siglo V, con la llegada a la isla del cristianismo, siempre asociado a la figura de San Patricio. Redes y jaulas de pesca en el puerto, Irlanda (Rafael Calvete ©)

A diferencia del resto de Europa, Irlanda no sufrió invasiones bárbaras. Sin embargo, a partir del año 800 sufrió otro tipo de desgracias: las invasiones de las bandas de saqueadoras, vikingos en su mayoría, quienes además fundaron gran parte de las ciudades que existen en la actualidad, tales  como Dublín, Limerick, Waterford y Galway, entre otras.

Y, tras descubrir esta  hermosa urbe, es hora de ponernos en camino, por la carretera de la costa,  con dirección a Rossaveal, donde habrá que coger el ferry que nos lleva a las islas Aran. Inish Mór es la más grande e importante de este pequeño grupo de islas volcánicas, seguida de  Inish Meáin e Inish Oírr, que se encuentran situadas en la bahía de Galway. Las tres están además ubicadas muy cerca de los famosos e impresionantes acantilados de Moher, tal vez los  más importantes de Europa, en cuyos riscos se puede apreciar cortantes con algo más de 200 metros de altura sobre el nivel del mar, y en donde acostumbran a anidar y moverse miles de gaviotas y otras aves marinas que viven en esta parte del Océano.

Chicas jovenes haciendo trenzas en una calle de las islas Aran, Irlanda (Rafael Calvete ©)Los barcos que  realizan el recorrido hacia las islas Aran funcional durante todo el año desde la propia ciudad de Galway, aunque en los meses de verano hay otros también salen de diferentes lugares de esta costa. La capital de Inish Mór es Kilronarr, en cuyo centro, donde está el puerto, tan solo hay unas pocas casas de vivos colores, así como diferentes tiendas, bares y algún que otro restaurante. Nada más bajarse del ferry nos topamos con un taller de bicicletas en el que podremos alquilar alguna para movernos cómodamente por toda la isla.

Es la mejor manera de poder recorrerla, además de ir a pie, lo que no nos llevará muchas horas. Apenas hay árboles, ni colinas pronunciadas, ni tan siquiera tierra fértil, aunque antaño si existió. Estos mismos lugares no eran otra cosa que los territorios de caza utilizados por las gentes que vivían en las islas, y que trabajaban los campos de cultivo, a los que los insulares llamaban crags (de carraig, palabra irlandesa que significa roca). Se trataban de una serie de montículos formados por capas de arena, algas y tierra que se colocaban sobre la propia roca para más tarde ser utilizados para cultivar de la patata. Esto ocurría hasta principios del siglo XX. Hoy todo, prácticamente, ha desaparecido y son ya muy pocos los isleños que  todavía continúan con el viejo sistema de agricultura. Centollas de la costa oeste de Irlanda (Rafael Calvete ©)

Fue aquí, en las islas Aran, y más concretamente en la de Inishmore, en la que en 1.934, el director de cine Robert Flaherty obtuvo un premio especial, en la Mostra de Cine de Venecia, por el documental titulado Los hombres de Aran,  en el que daba a conocer la extrema dureza en la forma de vida de estas gentes. He de decir que los habitantes de Aran tienen fama de orgullosos, difíciles y ensimismados, aunque de lo que más presumen es de ser hospitalarios, lo cual es muy positivo para todos los visitantes. Son además románticos y amigos de las viejas costumbres. Suelen cantar baladas sobre historias de las islas contadas al calor del fuego, y aquí la palabra de un hombre es ley. Quizá por eso, los hombres de Aran tengan esa manera especial de ser, de  comportarse con sus vecinos, y de recibir a quienes se interesan por estas islas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tanto en el norte de la isla de Inish Mór como en el sur existen antiguas fortalezas muy características que fueron construidas hace más de 2.000 años, allá por la edad de bronce. Este es el caso de Dún Eochla, que está situada en el punto más alto de Aran y que además ofrece una impresionante vista panorámica de las otras dos islas. Algo más al sur se encuentra Dún Aonghasa, ó Aengus, con más apariencia de un teatro ceremonial  que de una fortaleza militar. Se trata de una construcción de piedra, situada sobre un abrupto acantilado de casi 100 metros sobre el nivel del mar, y que debe su nombre al héroe mítico Aonghas.

Jerseis de pura lana en una tienda del centro de GalwayEn los últimos años del siglo XIX, la vida en las islas Aran fue bastante dura para la mayoría de sus habitantes ya que las viejas técnicas de pesca, utilizadas con los tradicionales curragh, no llegaban a satisfacer las necesidades de su gente. Hoy en día las cosas han cambiado y la industria pesquera se ha desarrollado tanto que se trata de una de las empresas que más puestos de trabajo genera en las islas. Su flota de barcos, cuya base se encuentra establecida en Kilronan, acostumbra a desembarcar la captura en el pequeño puerto de Rossaveal, en la costa de Connemara. En cuanto a la palabra curragh, hay que decir que es un tipo de barco de pesca tradicional de las islas Aran, y que desde siempre se han utilizado en estas tierras, tal vez desde hace mil años, ya que son muy buenos cuando el mar se pone difícil y hay mucho viento alrededor de la costa.

Se trata pues de una especie de canoa alargada y abiertas totalmente, realizadas en madera y recubiertas de piel, por lo que no necesitan estar en ningún muelle, basta con dejarlas en la orilla de cualquier pequeña playa. Aunque antiguamente se recubrían de pieles de animales, como corderos, bacas, etc., hoy en día se utiliza una tela dura con alquitrán. Esto permite que los barcos sean más ligeros y fáciles a la hora de repararlos. Los remos son largos y estrechos, construidos de una madera fuerte que aguante el oleaje de esta zona de la costa de Irlanda.

 

About the Author

Rafael Calvete Álvarez de Estrada (Madrid, 1952), en un profesional de la fotografía y del periodismo especializado en el mundo de los viajes con más de treinta años de experiencia. Fue corresponsal de guerra y enviado especial de varias agencias de prensa internacionales y diferentes publicaciones europeas y americanas. Trabajó en TVE en la redacción del País Vasco hasta que decidió dejarlo para ser un simple reportero free-lance. En más de seis ocasiones ha dado la vuelta al mundo con el único propósito de conocer y visitar lugares que ha creído interesantes para la publicación de sus trabajos, con media docena de libros propios y otros tanto en colaboración con otros fotógrafos y escritores. Sus trabajos han sido publicados en revistas y periódicos de todo el mundo, tales como Geo, Viajar, Ronda Iberia, Rutas del Mundo, GeoMundo, Paraísos, Aventura, Navegar, Futuro, Gente y Viajes, Los Aventureros, Volvo Magazine, etc., y las secciones de viajes de El País, El Mundo, La Vanguardia, El Sol...