“Un agradable hotel de campo cargado de mil detalles”     Nuestros anfitriones, Bart y Christophe, son dos jóvenes «sobradamente preparados» que hace algunos años vivían inmersos en la estresante rutina de la vida moderna en su Bélgica natal. Era la lucha diaria para alcanzar esa meta de éxito profesional...