Antes, muchos años atrás, la medida del valor de un hombre era su encendedor de bolsillo, también conocido con el nombre de mechero. Ya desde muy joven, tal vez tendría 8 o 10 años, me obsesionaban los mecheros. En casa había unos cuantos que usaban mis padres como buenos fumadores que eran. Gracias a mi...