Solo hace falta asomarse por cualquiera de los cañones, o meandros, de los ríos Sil y Miño para comprender de donde le viene el nombre gallego a Ribeira Sacra. Este lugar es tan bello que sin duda cuenta con la bendición de Dios todo poderoso. Por aquí pasaron a lo largo de los siglos múltiples culturas...